HEI HELSINKI!

 

Una semana en la capital de Finlandia da para mucho y a la vez te deja con ganas de más…

Helsinki ha sido el destino que hemos escogido para nuestro viaje veraniego de este año, y tengo que decir que esta ciudad ¡es pura vida!

En el post te cuento todos los detalles, lugares que visitar, precios, excursiones, Instagram spots…

 

 

ALOJAMIENTO

Nosotros nos hospedamos en un apartamento súper cuco, con decoración nórdica en grises y además bastante céntrico, como a 10 min de la estación de tren y a 5 del famoso centro comercial Stockmann.

La ubicación resultaba aún más ideal porque la calle del apartamento, Roobertinkatu, es peatonal y llena de cafeterías, cervecerías, pizzerías, alguna que otra tienda de decoración y hasta un par de supermercados.

 

 

Tengo que decir que una de las cosas que más me ha gustado de Helsinki es que absolutamente todos los restaurantes, cafeterías, bares o tiendas tienen cuidada al detalle la decoración, hasta en el Burger más cutre que se te ocurra todo es cuco y está pensado.

Y además, hay mucho estilo nórdico y minimalista, así que yo feliz.

 

TRANSPORTE PÚBLICO

Puedes moverte prácticamente por toda la ciudad en tranvía. El billete sencillo son 2, 80 euros. Recomiendo cogerlo alguna vez por probar el tranvía, pero nosotros nos movimos a todas partes caminando.

El punto más alejado estaba como a 40 min y como hacia muy bueno, nosotros preferíamos ir viendo la ciudad por el camino.

Para desplazarte desde el aeropuerto al centro hay taxis, autobuses y trenes. Nosotros nos decantamos por la última opción. El billete son 4,60 euros y el viaje unos 30 min hasta la estación central de Helsinki.

 

QUE VISITAR / EXCURSIONES

 

DÍA 1 _ IGLESIA USPENSKI, CATEDRAL, KAMPPI, IGLESIA DE PIEDRA

 

 

El primer día dimos una vuelta por la ciudad para ir familiarizándonos con ella. Visitamos la Iglesia Ortodoxa Uspenski construida en ladrillo rojo y la catedral de Helsinki, que es un monumental edificio blanco que se alza sobre una inmensa escalinata.

 

 

Comimos en una pizzería. Resulta que hay un montón de pizzerías en la ciudad y aunque no es comida típica de Finlandia con la pizza siempre se acierta.

Después de comer caminamos hacia la zona de Kamppi, que tiene mucho ambiente, muchas tiendas, una gran terminal de autobuses y junto a esta, la famosa Capilla del Silencio en la plaza de Narinkka. Este pequeño templo de madera se construyó en 2012 como parte del programa Capital Mundial del Diseño de la ciudad. Es un templo ecuménico o interreligioso, sin símbolos de ninguna religión, todo absolutamente abstracto, para que cualquier persona pueda dialogar con “su Dios”.

 

 

Terminamos el día visitando la Iglesia luterana de Temppeliaukio o Iglesia de Piedra, que se llama así porque está literalmente excavada en la piedra. La entrada son 3€ y si lo recomiendo porque es bastante curiosa.

 

 

Tras una parada de descanso en el apartamento terminamos el día con un vinito y una cena de picoteo en la zona centro, no muy lejos del apartamento, en el Distrito del Diseño.

Hay bastante cultura del vino, sobre todo blanco. En casi todas las terracitas hay “ofertas” en botellas de vino o champagne.

 

 

Y si, entrecomillo lo de ofertas porque ese es el gran “pero” que tiene la ciudad…todo es bastante caro, incluso de oferta.

 

DÍA 2 _ BARRIO KAILLO, SIBELIUS, CAFÉ REGATTA

 

 

El segundo día visitamos el barrio de Kaillo. Habíamos leído en varias páginas web sobre él. Es un barrio hípster, de gente joven y algo más económico que el resto de la ciudad, tiene una iglesia curiosa y un mercado bastante chulo con puestos tanto de comida como de artesanía y manualidades, pero es bastante prescindible.

 

 

Después de comer, nos pusimos en camino hacia el parque Sibelius,, en el Barrio de Töölö. Aquí se encuentra el curioso monumento al compositor fines Jean Sibelius y el café Regatta, uno de los rincones que más me han gustado de la ciudad.

 

 

Es un café pequeñito, junto a un lago, que parece sacado de un cuento navideño. Y si es ideal por fuera por dentro te enamora más. Con varios banquitos de madera, la cafetería esta llena de todo tipo de cachivaches por todas partes, desde instrumentos musicales, fotos, cuadros, antigüedades… Y además huele a chocolate y canela. Todo el mundo toma una taza de chocolate caliente y un bollito de canela típico finlandés que se llama Korvapuusti.

 

 

Para terminar el día, cenamos en el restaurante mas “instagrameable” de la historia, el YesYesYes. Lo tenía fichado antes de viajar a Finlandia y casualidades de la vida… estaba justo al lado de nuestro apartamento. El destino así lo quería… no podía irme de allí sin cenar un día en el Yes.

 

 

 

DÍA 3 _ EXCURSIÓN A PORVOO

 

 

El tercer día fuimos caminando hasta la estación de autobuses de Kamppi desde donde cogimos un autobús a Porvoo, que es una ciudad pequeña y encantadora como a una hora de Helsinlki.

 

 

Es una de las ciudades más antiguas de Finlandia y está llena de calles empedradas, casitas rojas junto al río, pequeñas tiendas de artesanía y cafeterías monísimas. De cuento.

 

DÍA 4 _ EXCURSIÓN DE UN DÍA A TALLÍN

 

 

El cuarto día cogimos un ferry hacia Tallín para pasar el día allí. El viaje en barco son como dos horas y merece mucho la pena la excursión.

Hay tres compañías de ferrys que viajan desde Helsinki a Tallín: Tallink Silja Lines, Viking Line y Eckerö Line.

Nosotros viajamos con Tallink Silkja Lines y fenomenal. Los billetes los compramos en persona, en una agencia en la calle Erottajank. También los puedes comprar online, pero en cualquiera de los casos es importante reservarlos con al menos un par de días de antelación.

Los ferrys salen desde la West Terminal, un puerto al sur de la ciudad, no del puerto más céntrico junto a la plaza del mercado.

Una vez en Tallin no puedes dejar de pasear todo su centro histórico, empaparte del encanto de sus casitas de colores y tomarte una cerveza local en cualquiera de sus terrazas.

Imprescindible visitar también la Catedral ortodoxa de Alejandro Nevski, con su arquitectura de estilo ruso, resulta muy atractiva porque es muy distinta a lo que estamos acostumbrados en Europa.

 

 

No dejéis de visitar tampoco el mirador de Kohtuotsa. Hay unas vistas geniales y junto a él una preciosa pared salmón que tiene escrita la frase “The times we had”. Punto muy instagrameable.

 

 

A las 19,30 teníamos el ferry de vuelta a Helsinki. Como decía, son unas 2 horas de viaje y el precio del billete de ida y vuelta es de unos 32 euros por persona.

Muy recomendable.

 

DÍA 5 _ SAUNA, MERCADO Y VISITA A ARTEK

 

 

Todo el mundo dice que, si vas a Finlandia, no puedes dejar de visitar una sauna. Para muchos, de hecho, la sauna se originó aquí. Así que, dicho y hecho, a la sauna que nos fuimos.

Ir a la sauna es algo que está completamente integrado en la vida de los finlandeses. En muchos bloques hay saunas que reservan y utilizan las distintas familias que habitan el edificio.

Los finlandeses van a la sauna a purificarse y allí se encuentran tal y como son, sin nada que esconder así que no te ha de sorprender que la mayoría vayan completamente desnudos.

Nosotros fuimos a la sauna y piscinas de Allas Pool/Terrace que se encuentra en la plaza del mercado, junto a la famosa noria de Helsinki.

 

 

La entrada son 14 euros y tienes acceso al recinto durante 10 horas, con una pulsera que te permite entrar y salir las veces que quieras y hacer uso de las taquillas, salas de cambio, sauna y piscinas.

Después de la sesión de relax en la sauna, decidimos comer algo típico en la plaza del mercado, así que probamos el salmón a la plancha y las salchichas de reno, ambas cosas deliciosas.

 

 

 

Por la tarde, cedieron a mi vena “frikitecta” y visitamos la tienda Artek. Tienda de diseño por excelencia, muebles de Vitra, diseños de Gehry, Aalto, los Eames… En fin, yo mas feliz que un regaliz.

Hablando de regaliz, también es muy típico en Finlandia, lo hay en bolsas en todos los supermercados y me he puesto morada estos días…

Retomando Artek, aunque todo es carísimo allí, me llevé dos recuerditos: una regla de madera para mis dibujos y un elefante Eames de cartón que recortas y montas tu mismo, de lo poco de la tienda accesible a un bolsillo medio… ajjajaj

 

 

En la zona, que con razón se llama el Distrito del Diseño, hay muchas más tiendas de decoración bastante más economicas que Artek.

También las hay de diseño de ropa. Visita obligada es Marimekko que es una famosísima firma finlandesa. Yo me he traído para casa servilletas con sus diseños para mis DIYs… a ver que se me ocurre hacer.

Espero que este post os sirva de ayuda si estáis pensando visitar Helsinki, desde luego a mi me gustó muchísimo, sobre todo la pasión por el diseño que tienen y la vida de la ciudad.

Aunque los horarios siempre son mas tempraneros que los nuestros, en Helsinki al menos, y sobre todo a partir del jueves en adelante, los helsinguinos aguantan hasta tarde tomando vinos y cervezas y hay mucho ambiente en todos los bares. Y a mí eso me encanta…

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.